miércoles, 15 de mayo de 2013

La LÁMPARA DE SAL DEL HIMALAYA

es una gran transmutadora de Energía. Armoniza y equilibra nuestro ambiente y a las personas que habitan en él.
Su función es la de neutralizar los IONES POSITIVOS (que emiten los artefactos eléctricos como computadoras, televisores, celulares, etc. de nuestro hogar) en IONES NEGATIVOS creando un beneficioso microclima y favoreciendo así nuestra calidad de vida. 
Al estar encendidas y calentarse emiten dichos iones que purifican el aire
 Según la antiquísima sabiduría del feng sui, que estudia la armonía de la luz, los colores, la simetría y la distribución de los espacios, la luz disuelve las energías negativas y atrae la fuerza, la alegría y la salud. Y una de las mejores formas de intensificar esta energía vital es utilizando LAMPARAS DE SAL.
Estas lámparas emiten un color anaranjado que representa al corazón, la calidez y el confort y estimulan  la creatividad con sus efectos dinamizantes así como relajantes, creando un ambiente equilibrado, tranquilo,  perfecto para lograr concentración y meditación.
 De esta manera la lámpara crea una atmósfera tenue y muy apacible, favoreciendo nuestro estado físico y afectivo.
Por todos estos beneficios es que no debe faltar una LA LÁMPARA DE SAL en su casa o en su trabajo, ya que lejos de ser un objeto bellísimo además es saludable.